Se solicitan vendedores de publicidad
comercial, por comisión, en las ciudades de: Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros,
Victoria, Cd. Mante, Tula, Tampico, Cd. Madero y Altamira.

Mayores informes a los teléfonos:


834 17 36 906 MOVIL: 834 14 87858
sergio_coronado_069@hotmail.com


viernes, 12 de abril de 2013

LLERA ………. SIEMPRE ES NOTICIA


LLERA ………. SIEMPRE ES NOTICIA

                                           Escribe OTHON VILLARREAL GUZMAN

   EL YERNO INCOMODO

   Si mal no recuerdo, el martes nueve de los corrientes por la mañana, saludé unos amigos fuera del edificio del PRI estatal y sorprendido escuché la pregunta que me formulaban ¿ verdad que Zapata era un asaltante y secuestrador ?.

  Mira, respondí, que yo sepa o lo haya leído por ahí, la mera verdad es la primera noticia que tengo, pero tampoco puedo ponerlo en duda toda vez que en los años del porfiriato los dueños del poder público, hacendados y gente de dinero se la bañaban muy feo con el pueblo y por cualquier cosa castigaban a los campesinos, trabajadores o personas que se atrevieran a hablar o escribir  mal de supremo gobierno.

  Cuando esto ocurría, eran torturados a latigazos, quemaban sus chozas, violaban sus familias, los metían a la cárcel, los asesinaban o mandaban a trabajar sin esperanzas de sobrevivir a los campos de castigo del sur del país.

  En estas condiciones ¿ Quien no era un bandido ?. Pero curiosamente esos “ bandidos ” fueron quienes hicieron la revolución, la llevaron al triunfo y gracias a ellos surgió la Constitución de 1910, se crearon escuelas y universidades, se construyeron carreteras, hospitales y presas, en fin para que ahondar en lo que todo mundo sabe, entiende y conoce.

  Lo que pasa ahora y aunque no lo crean pero desde el año dos mil he notado que surgió en México una campaña de desprestigio en contra de quienes son nuestros héroes nacionales, buscan acabar con todo lo que huele a insurgencia, a la reforma y en especial al movimiento social de mil 910. Con que propósito, pues simple y llanamente para modificar nuestras costumbres, destruir nuestro nacionalismo y cambiar el rumbo histórico de México.

  Pues mire usted, porqué no hablar o escribir también algo referente a los “ señoritos ” del porfiriato, como aquel yerno de don Porfirio Díaz que dio lugar al famoso Número 41, actualmente adjudicado a los homosexuales del México contemporáneo y que según la historia  resulta que el domingo dieciocho de noviembre de 1901, la policía metropolitana recibió serias quejas en contra de un grupo de personas de la  alta sociedad que escandalosamente se divertían en una casa particular de la antigua calle De la Paz, hoy calle Ezequiel Montes.

  Desde luego que el hecho no hubiera tenido gran trascendencia social si no fuera porque dentro de la casa se celebraba un singular baile donde alegremente se divertían hombres de la alta sociedad porfiriana, la mitad de estos vestidos de mujer y el resto con ropa varonil.

  Por supuesto que el escándalo se hizo cuando llegó la policía y detuvo a todos esos “ señoritos ” que fueron encerrados en una jaula que servía de patrulla, portando sus lujosos vestidos, con aretes, labios y cachetes colorados, con zapatillas de mujer.

  Total, para no hacerla tan larga, el caso es que ante la curiosidad de la gente, uno por uno fue trepado a la jaula, pero cuando sacaron al último que resultó ser el número 41 vieron que este había sido cubierto con un trapo negro y conducido a un carro particular para que no lo reconocieran, razón por la cual cuando la policía se retiró de ahí todo mundo se preguntaba quién era el número cuarenta y uno.

  Desde luego que al siguiente día, según el periódico de aquel año conocido como la “ Hoja Suelta ” dio santo y seña del suceso e incluso publicó una grafica donde los detenidos vistiendo todavía sus lujosos atuendos de mujer barrían las calles de la ciudad ante las burlas del pueblo y sorpresa de sus propios familiares que vergonzosamente veían todo aquello, menos uno, ya que el número 41 no estaba ahí por tratarse del yerno de don Porfirio Díaz, el conocido hacendado e influyente político don Ignacio de la Torre. Ahora ya saben porque desde entonces el No. 41 es adjudicado a los de la manita caída.

  Por lo tanto concluyo, mil veces ser llamado  bandido como lo hacen con Emiliano Zapata que ser llamado El 41 como lo fue don Ignacio de la Torre, el yerno incómodo de don Porfirio. HASTA MAÑANA Y BUENA SUERTE.

 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More