Se solicitan vendedores de publicidad
comercial, por comisión, en las ciudades de: Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros,
Victoria, Cd. Mante, Tula, Tampico, Cd. Madero y Altamira.

Mayores informes a los teléfonos:


834 17 36 906 MOVIL: 834 14 87858
sergio_coronado_069@hotmail.com


sábado, 14 de septiembre de 2013

EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ


EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ

UN PLEONASMO

Por Ramón Durón Ruiz

H

abía en el pueblo un borrachito, llamado Gongorito, que se ganaba la vida y a la vez las copas haciendo corridos. “Cierto día llegó a la cantina el presidente municipal que estaba a punto de concluir su trienio, personaje cuya única obra había sido introducir el agua en la calle en la que vivía, misma en la que al final habitaba el borrachito en comento.

El alcalde se sentó en la barra de la cantina, pidió al cantinero le sirviera un tequilita y una cervecita, o como dicen en el argot de la cantina “pintón y biela” después de chupar la mitad de un limón italiano, le dio un sorbo a ambos y al voltear su mirada al extremo de la barra, encontró a Gongorito:

¡Oye!, me han dicho que te dedicas a componer corridos.

Así es señor presidente.

Haber cantinero, sírvele un tequilita y una cervecita, y ponle algo de botana para que me componga un corrido.

Una vez atendido el borrachito, de un trago bebió el caballito de tequila y después de tomar un trago de cerveza, entonó la voz diciendo: tun, tun, tun, tun, tun…

Señores voy a cantarles,

el corrido de un hombre amable,

nuestro presidente municipal,

que metió el agua potable.

Tan, tan.

—¡Pérate!, como que ya terminaste,¡síguele!, vas bien, vas bien, dijo el presidente municipal.

Pero si es lo único que has hecho ‘abrón –respondió el borrachito– corrido no echa mentiras.”

Igual sucede con las anécdotas que cuento; en mi reciente publicación, 100 Años de Anécdotas de Gobernadores Tamaulipecos, que tuve el honor que me presentaran en el auditorio “Alberto López” del Centro Cultural Tamaulipas, mis amigos los prestigiados periodistas Guadalupe Díaz Martínez, Alberto Guerra Salazar, César Baéz Díaz y el coordinador de giras del Presidente Enrique Peña Nieto, Lic. Alejandro Guevara Cobos, ante cientos de amigos que me honraron con su presencia.

El libro,en donde se cuentan anécdotas “verificas” –como dicen los campesinos de mi tierra–, desde don Guadalupe Mainero Juárez en 1900 hasta el Ing. Eugenio Hernández Flores en 2010, busca preservar el patrimonio intangible cultural y popular del humor de los tamaulipecos tratando de resaltar a nuestros personajes y sus valores; por una parte ofrece al académico un gajo de historia y por otra al ciudadano le presentaal gobernante de carne y hueso.

El secreto de mi trabajo escritural en el que investigo y plasmo el humor y genial sentido de vida del tamaulipeco, es utilizar un lenguaje coloquial, llano, amigable y sencillo, que simplifique sin restar esencia, será porque he entendido que simplificar es poder, es jocosa alegría, es concentrar la energía en un sólo punto, es saber que la vida como la imaginación no tiene barreras para que vayamos más allá de los límites.

Algunas anécdotas tienen importancia de carácter histórico, otras de carácter humorístico, pero en conjunto están vistas desde los entresijos del poder, planteando una experiencia espiritual, auténtica y corporal única, ya que en un sólo texto, se engloba un anecdotario sólo de gobernadores en donde se expresa el humor con su sana sabiduría.

La siguiente anécdotafue contada por el acucioso historiador Francisco Ramos Aguirre y ratificada por Gil Marcelino Aguilar Cuesta, nieto del ex gobernador Magdaleno Aguilar.

“Cierto día llegó don Magdalenoa su oficina de Palacio de Gobierno llamando a su secretario particular, el famoso Rodolfo Cervantes “Fito”, quien lo encontró sobando el índice de su mano derecha:

¿Qué le sucede, señor Gobernador?

Me salió un uñero en la uña, voy a lavarme con agua y sal para desinflamarlo y a ponerme yodo.

Señor Gobernador – dijo su secretario–, eso es un pleonasmo.

Al día siguiente el gobernador se encontró a un amigo, que al verlo con el dedo vendado, le preguntó:

¿Qué le pasó, señor Gobernador?

Mira lo que son las cosas, en donde me vino a salir un pleonasmo.”

filosofo2006@prodigy.net.mx/Facebook: filosofoguemez-oficial /Twitter: @filosofoguemez

0 comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More