Se solicitan vendedores de publicidad
comercial, por comisión, en las ciudades de: Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros,
Victoria, Cd. Mante, Tula, Tampico, Cd. Madero y Altamira.

Mayores informes a los teléfonos:


834 17 36 906 MOVIL: 834 14 87858
sergio_coronado_069@hotmail.com


lunes, 7 de octubre de 2013

Vida Diaria : Por: Rosa Elena González Hernández,

Parto con dolor…
Blancas, negras, amarrillas, trigueñas, altas, chaparras, gordas, flacas, sin importar la ideología ni  credo, menos la condición social, en México, según nuestra Constitución, toda mujer tiene derecho a la atención médica, es obligación del Estado brindarnos servicios de salud de calidad.
 
Obvio, es pura teoría, buenos deseos de los legisladores de aquellos tiempos porque ahora, todos los días vemos en los medios de comunicación problemas y muy graves al respecto.
Así, mientras que el Gobierno Federal y las Cámaras de Senadores y Diputados aseguran que se trabaja y se legisla para tener un país igualitario con acciones para la atención integral y el bienestar de las mujeres en la calle pasa todo lo contrario.
 
Ni si quiera se ha logrado que se trate con respeto a nuestras mujeres en la ciudad, menos pasa con nuestras indígenas que son el alma e historia de nuestra nación, los hechos dicen todo, muchas mujeres e indígenas sufren en carne propia el desprecio del sistema.
 
Triste es que mientras muchas mujeres indígenas sufren humillaciones y  desprecio, las instituciones federales gastan millones de pesos en promoción de sus “buenas acciones” cuando lo único que hacen es tirar el dinero a la basura porque todo queda en el discurso, ahí encaja, y como bien dicen, que del dicho al hecho hay mucho trecho.
 
La verdad es que  nuestros legisladores desconocen la realidad de la mujer, más aún la que viven los indígenas, en especial sus mujeres, las altas luminarias del poder  instalados en su pedestal no les importa el sufrimiento y el maltrato que viven los menos favorecidos, no es hasta que sucede una tragedia o les exhiben cuando medio reaccionan, y solo para hablar, para aparecer en los reflectores y nada más.
 
Todo esto viene a colación por la noticia que dio la vuelta al mundo y causó indignación al pueblo mexicano, la gráfica exhibe a una joven  mazatleca pariendo en el jardín del hospital del Centro de Salud en Xalapa de Díaz en el Estado de Oaxaca, estaba ahí porque le negaron la atención por ser indígena.
 
El hecho exhibe de cuerpo entero  la negligencia, insensibilidad y desprecio del burocratismo por los menos favorecidos.
 
Como si fuera un pecado ser indígena a la joven parturienta le negaron la atención médica en su alumbramiento, lamentable que en estos tiempos se sigan registrando esos casos, más cuando se supone en México todos tenemos los mismos derechos.
 
¿Dónde están las comisiones de los derechos de los indígenas en las Cámaras de Senadores y Diputados?, ¿Qué hacen los encargados de la equidad de género y los institutos de la mujer?, queda claro que todo es membrete, que no sirven para nada.
 
Para llorar que en nuestro país octubre es denominado mes de la mujer y el caso se registró justo el día 2 del mismo, la joven mazatleca tuvo un parto con dolor, más que físico, del alma, seguramente ella está acostumbrada a resistir dolores intensos y ha vivido en carne propia el despreció por su condición indígena, pero lo más doloroso de su alumbramiento deber haber sido ver que su pequeño hijo llegaba a este mundo envuelto en la discriminación e indiferencia oficial.
 
El rostro de la joven decía más que mil palabras, en el reflejaba el dolor, la desesperación y el miedo de perder a su hijo, pero igual se veía la fortaleza y coraje de una madre capaz de dar su vida para dar vida.
 
GABINO CUÉ,  gobernador de Oaxaca, su Secretario de Salud, el Director del Hospital y hasta las enfermeras de ahí mismo deben de dar una explicación al pueblo mexicano, una disculpa pública a la mujer indígena, de quien por cierto ni siquiera se tomaron la molestia de preguntar su nombre como si no existiera, nadie la vio ni la escucho, igual los diputados de esa Entidad y los regidores del municipio en cuestión están obligados a exigir mejor trato a sus mujeres e indígenas, y la PGR, la Procuraduría de ese Estado, las Comisiones de Derechos Humanos deben empezar una investigación, encarcelar y retirar licencias de médicos a los culpables.
 
Sea lo que sea lo que impulso a quien tomo la fotografía, el hecho es que gracias a eso fue exhibida la negligencia médica y el mal trato que reciben mujeres e indígenas, ojala sirva para que las autoridades tomen conciencia y se apliquen, que el pueblo exija a los legisladores que respondan y que den la cara por sus representados para que ya no se repitan esos hechos bochornosos y tristes, acontecimientos que denigran y muestran la poca calidad humana que tienen muchos funcionarios que ahora provocan que en México se tengan partos con dolor… en el alma. vida.diaria@hotmail.com,Twitter@VidaDiaria1

0 comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More