Se solicitan vendedores de publicidad
comercial, por comisión, en las ciudades de: Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros,
Victoria, Cd. Mante, Tula, Tampico, Cd. Madero y Altamira.

Mayores informes a los teléfonos:


834 17 36 906 MOVIL: 834 14 87858
sergio_coronado_069@hotmail.com


viernes, 5 de abril de 2013

EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ


EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ

DE COMPLEJO… ¡¡NO TIENES NADA!!

Por Ramón Durón Ruiz

U

no de mis personajes favoritos sin duda alguna lo es el Premio Nobel de la Paz y ex presidente sudafricano Nelson Mandela, cariñosamente llamado por su pueblo “Madiba”.

A sus 94 años, actualmente sufre problemas de salud física; pero goza de una impresionante salud política y del amor de su pueblo, es un emblema viviente de la lucha contra el apartheid, fue el líder y constructor de una vigorosa reconciliación sudafricana.

Con una sabiduría excepcional Nelson Mandela, personaje que perdonó públicamente a quienes lo encarcelaron y sentenciaron injustamente, expresó: “No le tememos a la oscuridad, le tememos a la Luz”.

Me parece que mucha gente en la vida no se da permiso de salir de la penumbra de su vida, emerger del círculo vicioso del dolor y la insatisfacción, para pasar al círculo virtuoso del amor, de la alegría y de la felicidad, que lo lleve a trascender, a triunfar, a creer en sí mismo… a disfrutar la plenitud de la vida y gozar de su “mágica mismidad”.

Hoy querido lector, le invito a que reconozca que hay una delgada línea que une la vida, con la muerte, acepte que vive al límite de los milagros, así que examine y valore las bendiciones que han llegado a su vida y también aquello que se ha ido, porque “a veces es saludable cerrar algunas puertas, no por orgullo, ni por soberbia… sino porque ya no llevan a ninguna parte.”

Lo invito a que hoy haga la diferencia con los demás, dese permiso de ser la mejor versión de Dios en la Tierra. Grábese a “Piedra y lodo” que en su existencia todo acontece para su bien, pieza por pieza del rompecabezas de la vida, han sido puestas por un designio superior, para correr la cortina tras la que vive su grandeza, ahí donde radica toda la luz de su esplendor.

Cada nuevo amanecer cada quien inicia su tarea luchando contra algo, algunos luchan contra su soberbia, otros más contra la envidia, otros por conseguir un empleo, otros más por superarse, el secreto, sea cual sea su labor, es que no olvide que está hecho a imagen y semejanza de Dios y por lo tanto es vital que crea en sí mismo y no se auto imponga límites, que esos vengan de fuera, usted dedíquese a vivir de tal manera, que al final de la jornada, su vida sea una auténtica metáfora de lucha y perseverancia.

Hoy déjese sorprender por la grandeza con la que fue creado, dese tiempo para escuchar el murmullo de su alma, que le invita a no mirar pa’ atrás, ni pa’ agarrar vuelo, decídase a no cambiar a los demás… sino trabajar en cambiarse a usted mismo, decídase a no dejar su felicidad en manos de otros… sino en las suyas, hoy aprenda que ser agradecido trae armonía y prosperidad, por ello agradezca a Dios todo lo que tiene... ¡y lo que vendrá!

Hoy piense en positivo, sonría a todos con tantas ganas que sea digno de imitar, aprenda a dar con humildad y amor, a quererse, viva sin miedos, aprenda a ser flexible como las palmas frente a los ciclones, que una vez pasada la tormenta se yerguen altivas, entienda que su alma no sabe de limitaciones, disfrute el placer de vivir, pues otros más guapos, poderosos y ricos que usted… ¡ya murieron!

Enfrente sus problemas reales, los imaginarios son pérdida de tiempo; regocíjese con lo sencillo: amar y ser amado, mirar al cielo, degustar agua, comer, saludar, caminar, creer, soñar, ver, dormir, despertar en paz; recuerde que las cosas que más valen en la vida, no tienen costo en el mercado, no desperdicie su existencia, viva feliz en el aquí y el ahora.

No olvide que cada día tiene su avidez, no hay días buenos o malos, los hay sí, de más enseñanzas; no tema al dolor o al fracaso, es simplemente una escala en el tren del aprendizaje de su vida, porque está comprobado que nadie envejece por los años, sino porque deja de creer que lo que viene… es lo mejor.

Recuerde que el amor y la alegría son emociones sanadoras, que fortalecen su sistema inmunológico, le dan paz y tranquilidad y le premian con un sueño reparador. Por eso, no deje pasar una buena oportunidad de amar y sonreír.

Pues resulta que llega una dama con el viejo campesino de Güémez:

Filósofo vengo contigo ¡porque tengo complejo de fea!

Después de mirarla detenidamente el Filósofo le dice:

De complejo… ¡¡no tienes nada!!

filosofo2006@prodigy.net.mx/Facebook: filosofoguemez/Twitter: @filosofoguemez

0 comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More