Se solicitan vendedores de publicidad
comercial, por comisión, en las ciudades de: Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros,
Victoria, Cd. Mante, Tula, Tampico, Cd. Madero y Altamira.

Mayores informes a los teléfonos:


834 17 36 906 MOVIL: 834 14 87858
sergio_coronado_069@hotmail.com


sábado, 7 de septiembre de 2013

Visión Empresarial. Por: M.v.z. Jorge Pensado Robles,


Un informe presidencial retro

Autoelogios y más autoelogios. Bajo una carpa de circo, acorralado, bajo el manto protector de los Pinos ya que ni al Auditorio Nacional pudo ir, el presidente Peña Nieto envió su mensaje a la nación y al mundo de sus primeros nueve meses de mandato.

Más de un viejo priista ha de recordar con nostalgia los tiempos del presidencialismo, en donde el 1° de septiembre se convertía en el día del Presidente. Apoteótico momento en el que se resaltaba la figura del tlatoani, se paraba toda actividad comercial o industrial, era día de asueto para burócratas y escolares, todo por escuchar al iluminado.

En un auto descubierto recorría el tramo de Palacio Nacional a la sede del Congreso bajo una espectacular lluvia de papelitos tricolores; porras, matracas y gritos de paleros alentaban  el ego presidencial, acompañado por un gran sequito de periodistas y conductores de televisión que ensalzaban su figura.

Se sumaban y contabilizaban las cientos de veces que lo interrumpían los aplausos de los paleros oficiales, de los burócratas lambiscones, de los empresarios del sistema, se comparaba contra otros años y resultaba en una especie de concurso.

Se hacia una gran salutación y terminaba el día con una gran comilona. Al día siguiente y por lo menos en una semana los medios de comunicación era de lo único que hablaban.

Estadísticas y más números se presentaban a los ciudadanos para convencernos que a pesar de que la percepción era otra, nos convenciéramos que el Presidente en turno era el mejor y sabia bien lo que hacía.

Este 1° de septiembre , un Enrique Peña Nieto rejuvenecido por el botox, sin arrugas, sin  canas producto de un buen pintado de cabello, enjuto , visiblemente desmejorado, cansado y disminuido ---en los pasillos de la política se habla de un grave cáncer--- presentó un discurso a la antigua , interrumpido por aplausos de la clase política sumisa y salamerosa, con palabras de continuo autoelogio que rayaron en lo inverosímil, hablando de un país que solo el debe ver dentro de los muros de los Pinos, alejado de la realidad , pareciera que preside otro país, no México.

Pareciera que su inspiración es Cantinflas, pareciera que las películas del “mimo” le mueven su hacer, ya que como dice una cosa dice otra, su juego de palabras te lleva a una suma cero.

Es obvio que no tiene el control del país, no controla a su gabinete, pero así como la selección nacional de futbol va en caída libre, el país va  en picada y los mexicanos con él, cada día con costos más elevados para producir, con una peligrosa baja en el consumo interno, con un dinamismo económico contraído.

Era de suma importancia dar certeza al inversionista, era de suma importancia en su mensaje dar confianza, y lejos de ello, el tema económico simplemente lo ignoró. Ignoró el desempleo, ignoró la fuga de capitales, evadió dar a conocer una estrategia clara para rescatar a la economía.

En nueve meses se genera una vida, así que es tiempo suficiente para dar resultados, desgraciadamente no hay uno solo, en ninguno de sus ejes de acción; no tenemos más seguridad, no tenemos más empleo, no tenemos mejor educación, no tenemos menos hambrientos.

Mejor se hubiera quedado callado y no dar cifras alegres de disminución de la violencia, pareciera que asume que los tamaulipecos no tenemos un centímetro de frente, pareciera que gobierna otro país.

Al Chepo de la Torre finalmente lo despidieron los mafiosos del futbol, solo un milagro llevará a México al campeonato mundial en Brasil el próximo año, pero quien despedirá o nos correrá a Peña Nieto.

Como al Chepo que desde hace meses ya nadie lo quería, su percepción era completamente negativa y aun así se empecinaron en retenerlo los dueños de la pelota a pesar de sus pésimo resultados, hoy vemos con claridad que Peña Nieto no tiene con qué, sus pésimos resultados nos llevan en picada, sus decisiones nos están arruinando y de acuerdo a la Constitución tendremos que aguantarlo, lo haga bien o mal otros cinco años.

 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More